POR UN MARCHAMO MEJOR PARA TODOS

Se viene el pago del marchamo. Un rito impositivo que todos los años los costarricenses que tenemos vehículo, debemos pagar sí o sí. Y hay que pagarlo gustosamente también…

Y todos los años este cobro, o impuesto, le significa al Estado costarricense, ese mismo que injustamente criticamos por paquidérmico, mediocre, corrupto e insaciable, un ingreso muy necesario, y que esta Navidad le significará la bicoquilla de casi 225 mil millones de Colones.

Ese monto, el cual generalmente aumenta todos los años, debemos de pagarlo todos los ciudadanos conscientes y agradecidos porque es por ello, y a las visionarias políticas e inversiones públicas hechas por nuestro Estado a lo largo de las décadas, que hoy podemos disfrutar el tener carreteras y vías de primer mundo, tanto a lo largo y ancho del país como en las ciudades, que son nuestro orgullo nacional y la envidia de toda Latinoamérica.

Así que paguemos gustosos este impuesto, a como gustosos también pagamos el combustible más caro de centroamérica, porque son obvios los beneficios obtenidos. Y, al mismo tiempo, extendamos nuestra felicitación y agradecimiento a los gobiernos e instituciones que, a lo largo de los años, han velado celosamente por no tener ni siquiera una fisura del grosor y profundidad de un cabello en nuestras vías y carreteras, por haber eliminado las agobiantes presas que ya no ahogan nuestras chatas ciudades, desquiciaban nuestra psique y estrujaban nuestras billeteras; pero sobre todo, por la honestidad a carta cabal y el incuestionable compromiso de los que han ejercido su patriótica función para que todo esto sea la hermosa realidad que vivimos hoy.

Sugiero vehementemente el celebrar, TODOS, este pago de marchamo con bombas, platillos, música alegre, bocadillos y bebidas en el histórico Puente de la Platina. Juntémonos masivamente y hagamos patente nuestro imperecedero agradecimiento a nuestra prístina institucionalidad por convertir la infraestructura vial de Costa Rica en un orgullo patrio. Y no se olviden de llevar dispositivos y accesorios para sacarse selfies en este magno e histórico evento. Así que, como decíamos en mi época de carajillo allá en mi adorado Puntarenas: “calda” el que falta…

¡POR UN MARCHAMO MEJOR PARA TODOS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *