RENUNCIEN Y VAYANSE

Por razones que no vale la pena mencionar, he tenido que ausentarme de mi BLOG por varios días. Solo regresé para decirles lo siguiente:

Si el Fiscal General de la República tuviese un gramo de mostaza de respeto por Costa Rica, por nuestro ordenamiento jurídico y por nuestra institucionalidad republicana y democrática, renunciaría de inmediato.

Inclusive, si se tuviese respeto a sí mismo, no solo debería de renunciar, sino que también – si tiene conciencia y entereza – podría hacerle al país un aporte histórico: revelar todo lo que todos sospechamos que sabe, sin importarle las cabezas que rueden.

Al menos así el país, a pesar de que pide su renuncia sin atenuantes, le quedaría agradecido por un servicio que como ciudadano nos daría, aunque como Fiscal General vaya a quedar debiendo.

A los señores miembros de la Suprema Corte de Justicia, por favor, háganse a un lado porque en estos momentos lo que Costa Rica menos necesita son jueces pusilánimes, cuestionados, mentirosos y obviamente parcializados y manipulados. El Poder Judicial hay que recuperarlo inmediatamente pues en él descansa la legitimidad jurídica de nuestra democracia… y ustedes han irrespetado ese sagrado principio.

Y, por último, don Celso… un poco de humildad sería suficiente para que se dé cuenta de que su, sospechosamente, “meteórica” y “apadrinada” carrera política ha llegado a su final. No tiene futuro. Simplemente renuncie. Váyase y afronte las consecuencias de sus actos como un ciudadano cualquiera. Usted tiene ese derecho inalienable gracias a las garantías constitucionales de las que gozamos todos los costarricenses.

El Poder Judicial es la base angular, depositario y guardián del ordenamiento jurídico de nuestro Estado de Derecho, de nuestra Nación, de nuestra institucionalidad y de nuestro sistema democrático republicano. TODOS ustedes le han hecho un daño irreparable. Tengan la dignidad de irse PARA QUE NO LE HAGAN MÁS DAÑO AL PAÍS y, así, dejar que este pueblo reconstruya lo que ustedes han ultrajado.

A Costa Rica le URGE recuperar la confianza en su sistema judicial y, mientras ustedes estén ahí, esa confianza no podrá ser recuperada.

Así que,

¡RENUNCIEN Y VAYANSE!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *