PERSPECTIVAS SOBRE EL CONFLICTO SIRIO

Quisiera hacer una aclaración para tratar de poner varias cosas en perspectiva sobre el conflicto en Siria, puesto que para una ala ideológica en este país, esta es una guerra de agresión perpetrada por los países imperialistas para adueñarse de sus recursos:

Siria es el 66avo productor de petróleo del mundo. Sus reservas de gas natural probadas son las 45ava del planeta. Por ahí no va la procesión. Es más, produce tanto petróleo y gas natural como Albania.

La mitad de su territorio es practicamente improductivo, pero tiene una producción agrícola (trigo principalmente) que representa casi el 30% del PIB del país. Fosfato es un producto que produce en cantidades exportables y, conjuntamente con la exportación bovina y de algodón, representan casi el 40% de su PIB.

La importancia de Siria es estratégica pues tiene fronteras con grandes países productores de petróleo y gas natural que piensan utilizar su territorio para gasoductos y oleoductos, principalmente destinados al mercado europeo. Rusia tiene intereses estratégicos militares/venta de armas y gasoductos en Siria y China tiene intereses comerciales y financieros.

Además, es un país gobernado por una minoría alawita a la que detestan los fundamentalistas saudíes y los fanáticos yihadistas. Tradicionalmente, tanto su padre como Bashar al Asaad, han sido muy tolerantes con los cristianos y con otras sectas religiosas. El problema de Asaad es su secularismo en una región dominada por el sectarismo, el fundamentalismo y el fanatismo musulmán sunita wahabi liderado por el régimen teocrático y restrictivo de Arabia Saudí. Y además, Siria es el escenario de fondo de la pugna entre Arabia Saudí e Irán.

En Siria no hay recursos que tienten a nadie… lo que hay es una guerra de odio y de sectarismo religioso que define intereses económicos y militares estratégicos tanto para potencias regionales como globales.

Esa es la verdadera tragedia de un pueblo una vez próspero y que hoy es una carnicería de la cual TODA la humanidad debería de sentirse avergonzada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *