BREVE HISTORIA DE SIRIA

En la antigüedad, Siria era el nombre genérico dado por la antigua Grecia a la región comprendida entre la península de Anatolia en Turquía y el Sinaí egipcio.

En la parte central de sus costas se desarrolló, entre 1200 y 700 AC, la civilización cananea, de amplia referencia bíblica, y conocida por los griegos como fenicia. Esta civilización, de marinos y comerciantes, fue la creadora de la primera economía mercantil del planeta y fueron ellos los primeros en circunavegar Africa, los creadores del alfabeto y fundadores de ciudades mediterráneas como Cartago (el más poderoso rival que enfrentó Roma a lo largo de su historia republicana) en las costas del moderno Tunez y Cadiz en la actual España. El territorio fue parte del imperio construido por Alejandro Magno y, a la muerte de éste, se convirtió en el centro del estado seléucida (por Seleuco, general de Alejandro), que se extendía hasta la India.

En el período romano Siria es convertida en provincia del imperio e incluía las grandes ciudades de Damasco, Antioquía, Palmira, Petra y Jerusalem. Además, en los territorios de la Gran Siria o el área cultural siria se incluían los estados actuales de Siria, Israel, Palestina, Líbano, Chipre y Jordania.

Después de la división del Imperio romano (395 d. C.) – el Imperio de Occidente con su capital en Roma y el Imperio de Oriente (o Imperio bizantino) con capital en Constantinopla – Siria permaneció como provincia bizantina durante 240 años hasta el inicio de la arabización del territorio entre los años 660 y 750 DC. Al inicio de la arabización, Damasco fue declarada la capital del territorio.

Los egipcios iniciaron en el siglo XIII el proceso de expulsión de los cruzados, lo que convirtió a Siria en una virtual provincia egipcia hasta el siglo XVI, cuando los egipcios perdieron definitivamente el dominio del país en favor de los otomanos.

El imperio Otomano cayó después del fin de la I Guerra Mundial y, por mandato de la Liga de las Naciones y en base a los Acuerdos Sykes-Picot, Siria y Líbano quedaron bajo la jurisdicción de Francia desde 1922 hasta 1943, aunque la ocupación del territorio por parte de las fuerzas militares francesas termina en 1946. A partir de ese año y hasta 1956 Siria se sumió en una vorágine política que vio pasar a 20 gabinetes diferentes y redactó cuatro constituciones separadas. Es importante notar que ya en 1956 Siria firma con la URSS pactos políticos, comerciales y militares, lo que indica una relación con el gigante eslavo de más de 6 décadas. En 1958, Siria y Egipto se unen y forman la República Árabe Unida que se disolvió en 1961.La tumultuosa vida política Siria continuó hasta que en 1970 llega al poder Hafez al-Asad.

Y en el año 2000, después de la muerte de Hafez al-Asad (conocido como el León de Damasco) le sucede su hijo Bashar al-Assad.

El resto es historia conocida…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *