ERROR DIPLOMATICO IMPERDONABLE

Don Luis Guillermo Solís ha cometido en la Asamblea General de las Naciones Unidas el día 20 de Setiembre del 2016 una de las mayores torpezas de su administración. No solo manchó la imagen internacional de nuestro país, un activo muy valioso para nuestros intereses nacionales en los actuales escenarios geopolítico y geo-comercial, pues varias cadenas noticiosas internacionales han dado cuenta del hecho y lo asocian con el retiro simultáneo y coordinado de la delegaciones de Venezuela, Nicaragua, Cuba, Bolivia y Ecuador, sino que, y he aquí una vergüenza nacional, provocó que Brasil haya llamado a nuestro embajador en Brasilia a consultas como resultado de este desaire a su presidente el señor Michele Temer. O sea, por un lado la opinión internacional nos asocia con los regímenes de países que son claros ejemplos de la izquierda socialista marxista latinoamericana, y por el otro nos vemos envueltos en un incidente diplomático con un país amigo.

Hemos sido puestos, por la torpeza del presidente Solís, en la incómoda situación de tener que dar explicaciones y excusas a un país amigo que además resulta ser la mayor economía latinoamericana y con el cual hemos tenido relaciones diplomáticas y comerciales muy cordiales y sólidas a lo largo de muchas décadas. Para nadie en la diplomacia internacional es un secreto que la cortesía con la que se reciben las excusas y las explicaciones no equivale a un borrón y cuenta nueva. Nada tan lejano de la realidad. Las afrentas diplomáticas entre Estados no son cuestiones para olvidar, son cuentas a cobrar.

Además del penoso proceder, que ha causado indignación en la opinión nacional (sea de opinólogos o de “ignorantes de a pie”, de expertos o de quien sea) también han causado enojo las pueriles excusas dadas por el señor canciller, quien ha quedado muy mal parado por el equivocado manejo y mensaje que escogió para disimular y excusar el horror cometido por su jefe. El gran legado dejado por extraordinarios cancilleres como don Gonzalo J. Facio, don Rodrigo Madrigal Nieto, don Bernd Niehaus, don Bruno Stagno y otros ha sido irrespetado de forma imperdonable.

Y es que seamos sinceros. Lo hecho por el presidente NO refleja absolutamente para nada la idiosincrasia tica, ni mucho menos la larga tradición diplomática de respeto a la institucionalidad democrática de los Estados (y Brasil ES una democracia) y a la merecida autoridad moral que ha caracterizado a nuestro país a lo largo de las décadas en el concierto mundial de las naciones. Lo que hizo don Luis Guillermo, de abandonar la Asamblea General como protesta porque “Costa Rica no está de acuerdo con ciertas situaciones que se han dado en Brasil” antes del discurso del presidente Michele Temer, NO es Costa Rica y NO representa a Costa Rica ni a la gran mayoría de su gente; aunque ya es obvio que si refleja su verdadero talante ideológico, el cual hoy (a pesar de haber tratado de disimularlo desde que estaba en campaña y en lo que lleva de su administración) ha quedado fehacientemente evidenciado. No se necesitan más pruebas ni para confirmarlo ni para afirmarlo.

En síntesis, este opinólogo (para complacer al señor canciller) es del pensamiento que se ha cometido el mayor error diplomático de la historia reciente de nuestro país: ofendimos a un país amigo, nos alienamos con un grupo de países con los que la gran mayoría de este pueblo NO tiene afinidad y quedamos evidenciados de forma difícil de borrar frente a la opinión internacional. No valen las apresuradas excusas de que lo hecho no fue ni acordado ni coordinado con los gobiernos de Cuba ni con los países del ALBA. La percepción a esos niveles de política internacional, es sencillamente vital. Ni más ni menos.

Y para cerrar con una nota tristemente cómica dada la comprobación de la magnitud del horror cometido, hubiese sido más inteligente, por no decir sagaz, el haber dicho que simplemente el señor presidente solo tenía ganas de ir al baño y que ya no aguantaba las ganas… probablemente unas cuantas risas hubiesen sido el precio a pagar, no el carísimo ridículo al que hemos sido expuestos.

One thought on “ERROR DIPLOMATICO IMPERDONABLE

  1. De aquí en adelante, es mejor imponer un impedimento de salida del país a LGS. Nos ha representado muy mal en el exterior, y por las excusas dadas, no es consciente de ello. Las consecuencias son inciertas y peligrosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *