DON JOSE MARIA FIGUERES OLSEN Y EL KARMA DEL “CHIVO EXPLICATORIO”

A lo largo de los últimos 10 años aproximadamente, y entre muchos otros temas, hay uno de nuestra historia política reciente que resalta y atrae por su perdurabilidad y, principalmente, por la controversia y pasiones que desata. Es el caso del ex presidente José María Figueres Olsen.

Es extremadamente notorio que, por más explicaciones que el ex presidente dé sobre sus actos, el imaginario popular y en especial el de sus enemigos políticos, no cesen de insistir sobre puntos que, desde ya hace eones, debieron de desaparecer de la politiquería nacional. Acá el adagio popular tico “… en Costa Rica no hay escándalo que dure 3 días…” como que ha fallado estrepitosamente. La evidencia totalmente empírica me ha llevado a la conclusión de que hay gente que solo puede aceptar un resultado al juicio sumario al que ha sido sometido el señor Figueres Olsen: culpable, sin derecho a apelación y sujeto de cárcel perpetua. Ni más ni menos.

No importa que la comisión legislativa que lo investigó a su regreso al país, y en la cual solo había un diputado del partido político del señor Figueres, NO haya encontrado ABSOLUTAMENTE NADA de que acusarlo (es más, ni siquiera tuvieron la decencia de emitir un reporte de sus audiencias), no importa que la Fiscalía General de La República ni el Ministerio Público tampoco encontraron motivos jurídicos para enjuiciarlo (caso contrario de otro par de personajes políticos de relevancia), no importa que el tribunal de hacienda haya emitido un comunicado oficial en el cual se certifica que el señor Figueres está completamente al día con sus impuestos (incluyendo aquellos que debía pagar por el ingreso de sus asesorías LEGALES a ALCATEL) y, por último, nadie se acuerda que el caso Chemise fue fallado a su favor así como que hubo una condenatoria penal posterior contra aquellos que, con un obvio tinte politiquero y mercantil, escribieron un libro por demás mediocre y difamador que, hasta la fecha, sigue siendo el túnel del tiempo de los fantasmas. Es todo un drama que, hoy por hoy, se ha convertido en leyenda urbana en Costa Rica y en un monumento al karma de chivo expiatorio.

Dado que desde mi juventud he tenido una clara inclinación por la historia, y en especial la historia política costarricense, me di a la tarea de investigar varios aspectos, entre muchos otros, que han resaltado a lo largo de la carrera política del señor Figueres. Me he enfocado en los aspectos negativos medulares de su administración (1994-1998) como lo son el cierre TECNICO del ferrocarril (del cual fui testigo directo e indirecto de mucho de lo que sucedió en esos años) y el cierre del Banco Anglo. Del primero ya publiqué un artículo que se ha hecho popular en internet y que ya compartí en este blogg. Y del segundo, estoy en proceso de terminar una investigación que me ha deparado sorpresas realmente desagradables de cómo se mueven las aguas profundas de la política costarricense. No he hecho estas investigaciones con el afán de defender al ex-presidente (él puede y tiene como hacerlo por sí mismo), sino con el único y muy puntual y personal interés de informarme. Amo la historia nacional, así que me debo a mí mismo esta satisfacción.

De cada caso hay suficiente información oficial que puede ser consultada pues su acceso es libre; y en el caso del Banco Anglo existen no solo archivos de las actas de las reuniones de su Junta Directiva, de los estudios de auditoría (incluyendo los amañados), de los estudios de factibilidad realizados para sopesar la posible fusión del banco con otros bancos nacionales, informes de la comisión legislativa que investigó el caso e informes del Banco Central, sino que también hay COPIOSA documentación judicial y de investigación criminal que consta en los juicios llevados a cabo (resueltos con condenatoria y cárcel a todos los involucrados) en los tribunales de justicia nacionales. En lo referente a las investigaciones y posteriores juicios a los miembros de la Junta Directiva del Banco Anglo, a su gerente general, a los hermanos López y a varios de los MAYORES deudores, entre ellos al que se hizo más famoso – Luis Fernando Chanto – se puede acceder al Ministerio Público y a los por tanto de las condenas que están en los archivos del Ministerio de Justicia y del Poder Judicial.

El Banco Anglo fue cerrado un 14 de Setiembre de 1994, a 4 meses de haberse iniciado la administración Figueres Olsen, que había decidido acoger el informe en ese sentido de una comisión especial nombrada por esa administración y que estuvo integrada por Rodrigo Oreamuno, Elías Soley, Leonardo Garnier, Carlos Manuel Castillo, Adrián Vargas, Ottón Solís y Francisco Antonio Pacheco. El mal manejo del Banco, no obstante, se había iniciado casi 7 años antes con los pagarés de JASEC, así como inversiones dudosas y contrarias a criterio técnico como los bonos basura venezolanos. Esto fue claramente determinado por la comisión legislativa que fue aprobada en la sesión No. 78 del Plenario de la Asamblea Legislativa del 26 de setiembre de 1994 para investigar el proceso y razones por los cuales el banco fue intervenido y eventualmemte cerrado. Esa comisión quedó formada por los diputados Gerardo Trejos Salas, Francisco Antonio Pacheco Fernández, Ottón Solís Fallas, Luis Gerardo Villanueva Monge, Gonzalo Fajardo Salas, Bernal Aragón Barquero y José Antonio Lobo Solera. Finalmente, por Acuerdo No. 2919, queda establecida esa Comisión y se le asigna el expediente No. 12.033, que se inicia el 27 de setiembre de 1994 y que se compone de 86 tomos. El informe de esa comisión es exhaustivo y, esto es importante, es un testimonio de incalculable valor histórico y completamente despolitizado. El mismo puede ser consultado en la Asamblea Legislativa.

Lo interesante, aunque ustedes NO lo crean, es que ni la comisión técnica nombrada por la administración ni la comisión legislativa culparon al presidente Figueres Olsen ni por la intervención y, muchísimo menos, por el cierre del Banco Anglo.

Es cierto que el cierre del Banco Anglo fue un ENORME golpe para el país, y en especial para sus 1760 empleados. De esto no hay duda alguna. Como también es cierto que su intervención y posterior cierre fue una decisión de la administración Figueres Olsen, respaldada por su Consejo de Gobierno, de las más difíciles tomadas durante ese período. Hay pruebas testimoniales suficientes (entre ellas las actas de las reuniones del Consejo de Gobierno) como para asegurar que el presidente NO quería cerrar la institución, pero al final y ante el peso de la evidencia, terminó por aceptar las recomendaciones técnicas emitidas por la comisión que su gobierno nombró.

Aún hoy día, a más de 20 años y cuando ya la economía costarricense ha absorbido de forma total el impacto del cierre del banco más antiguo de Costa Rica, sus efectos sociales y psicológicos perduran en gente que trabajó en esa institución y, por supuesto, en los aspectos financieros (Colones 30 mil millones no han sido, y probablemente NUNCA, serán recuperados) y políticos y POLITIQUEROS que caracterizan nuestro escenario electoral.

He concluido, después de haber hecho toda esta investigación, que el culpar al señor Figueres Olsen por el cierre del Banco Anglo no solo es chabacano e ignorante, sino que demuestra la pequeñez de mente que muchos de nosotros los costarricenses mostramos cuando se nos nubla la razón por el fanatismo ideológico y partidista. Es casi seguro, y en lo personal NO me cabe duda, que el señor Figueres Olsen sea culpable de otras cosas, pero NO lo es del cierre del Banco Anglo. La historia está ahí, ahí están los documentos, ahí están los testimonios, ahí están varios de los actores principales del desarrollo de los acontecimientos; y aún están las instituciones donde se puede consultar la totalidad de las circunstancias que determinaron ese hecho de la historia financiera nacional.

Así mismo, con solo un poco de sentido común y, por supuesto, de malicia indígena; nos daríamos cuenta de que la década pasada, y lo que llevamos de la actual, estuvo manipulada por una mente maestra y maquiavélica que desató los escándalos políticos que desembocaron en el enjuiciamiento de dos ex presidentes opuestos al partido del señor Figueres Olsen, que se estaban gestando intereses políticos de gran envergadura amparados al clamor levantado por un político nacional por la re-elección presidencial, lo que justificaba la urgente necesidad de eliminar posibles y fuertes contrincantes; y que el partido PUSC, en estado comatoso por los escándalos, necesitaba urgentemente nivelar la cancha pues estaba de por medio su misma sobrevivencia como organización partidaria. Entonces… ¿Qué mejor chivo expiatorio que el hijo del caudillo?

Es cuestión de tener un poquito de curiosidad y respeto por la historia nacional. Yo lo hice y les recomiendo que lo hagan. Bien vale la pena adecentar la política nacional pues todos nos veríamos beneficiados ya que, un ciudadano informado es un ciudadano responsable al que es muy difícil manipular.

Háganlo… el beneficio y la recompensa que se pueden obtener, simplemente, NO tienen precio…

2 thoughts on “DON JOSE MARIA FIGUERES OLSEN Y EL KARMA DEL “CHIVO EXPLICATORIO”

  1. I liked your blog very much.

    I want to thank you for the contribution.

  2. Carlos Federico

    Interesante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *